Actividades básicas de la Asociación

Grupos de ayuda mutua

DÍAS Y HORA: Todos los viernes de 18 a 21 horas

CUESTIONES BÁSICAS Y DESARROLLO DE UN GAM

Un GAM es un grupo formado por personas que están viviendo una misma situación y que de manera voluntaria se reúnen para ayudarse mutuamente. Por tanto, la finalidad primera del GAM es dar y recibir ayuda. Pueden celebrarse de afectados y de familiares, por separado.

Objetivo: Recibir y dar ayuda ante una situación que es común a todos los miembros del grupo.

Tipos de relación que se han de establecer: De igual a igual.

Número de miembros: hasta 15 personas.

Son los propios miembros del grupo quienes se autogestionan.

Puede asistir a la reunión cualquier profesional siempre y cuando el grupo lo demande. En este caso, ni lo conducirá ni lo controlará. En su condición de experto puede ayudar al grupo en un punto concreto.

INSTRUCCIONES PARA DESARROLLAR UN GAM

Se creará por los integrantes del grupo una lista de temas que interese tratar en cada sesión. Serán de dos tipos: unos sobre la enfermedad y otros de crecimiento emocional.

La duración variará entre 90 y 120 minutos.

Lo que se dice en las reuniones no se ha de divulgar. Toda información es confidencial.

En todas las reuniones hay un/a moderador/a en eutimia que anota los nombres de pila de todos los asistentes en una agenda y dirige la reunión dando la palabra a cada persona que levante la mano para pedirla y por el mismo orden. Reservándose el moderador el derecho a intervenir interrumpiendo el orden de petición previa de palabra.

  1. A continuación y previo silencio, se abre un capítulo en el que los participantes que lo deseen podrán expresar sus emociones positivas y negativas o hechos acontecidos durante la semana. Esta parte ocupará hasta 30 minutos con turnos cortos, donde no contestamos sino solo escucharemos las vivencias de cada participante.
  2. Luego el moderador expone el tema elegido para ese día y da la palabra a quien se lo ha preparado (de entre la lista de los textos programados). No es necesario realizarlo desde una perspectiva teórica sino sobre cómo lo vive o experimenta cada uno. Esta parte tendrá una extensión máxima de 60 minutos.
  3. Se inicia un periodo para que los asistentes que lo deseen expongan sus conclusiones, intentando resaltar algún aspecto positivo de lo tratado, comunicar lo que nos ha gustado o lo que hemos aprendido en la sesión.

OBSERVACIONES

Emitimos opiniones. No formulamos juicios, ni críticas, ni sentencias.

Ante discrepancias de opinión, hay que ser conscientes de que si alguien no está de acuerdo con la mía no significa que esté en mi contra.

Hemos de ser conscientes de la importancia de la comunicación verbal y no verbal (tono, volumen, gestos, miradas…) para no molestar a ningún asistente.

Se trata a los demás con respeto. Si se pierde el orden, el silencio, se discute, se entra en polémicas personales, se juzga o se critica a alguien el/la moderador/a tocará una campana para reconducir la situación.

Cuando haya miembros nuevos lo esencial es hacerle sentir una cálida acogida. Se procederá a una presentación grupal y el/la moderador/a invitará a, que de forma voluntaria, los asistentes más veteranos narren su experiencia y emociones cuando se encontraron en la misma situación que la persona recién llegada (15 o 20 minutos a compensar en los tres apartados).

A continuación se iniciará la reunión.


Cursos de psicoeducación de 20 sesiones

DÍAS Y HORA: Consultar ACTIVIDADES PUNTUALES

-En la asociación ATBAR, abordamos la PSICOEDUCACIÓN como una variable más, para el tratamiento del trastorno afectivo bipolar.

-Desde esta perspectiva, creemos que es esencial, para la prevención de futuras crisis, aumentar la adhesión al tratamiento y ayudar a desarrollar estrategias para afrontar la enfermedad, la cual requiere constancia, fuerza de voluntad y una postura positiva y activa.

A partir de toda la bibliografía recopilada y por las experiencias profesionales de los doctores Vieta y Colom, expertos psiquiatra y psicólogo, respectivamente, en el TAB, del Hospital Clínic de Barcelona donde llevan más de 20 años investigando esta dolencia, hemos elaborado este programa siguiendo sus indicaciones.

La duración del programa tanto para pacientes como familiares es de 4 meses, estructurado en 20 sesiones, con una duración de una hora y media cada sesión, impartido por nuestra psicóloga clínica Marian Roche, a través de terapias grupales, en número de 10 a 15 asistentes.

El temario, lo podemos dividir en cuatro ejes básicos:

  • Definición de la enfermedad y tipos de crisis.
  • Estrategias, para prevenir una crisis (identificación de pródromos).
  • Información farmacológica y consecuencias del consumo de tóxicos.
  • Importancia de la regularidad de hábitos y estrategias de reducción del estrés.

En el primer bloque, realizamos una definición de la enfermedad como de sus posibles causas y desencadenantes. Observamos como la mayoría de los pacientes y familiares, suelen acudir con una idea mínima y distorsionada de la patología. Tras esta primera toma de contacto, abordamos la descripción de las posibles crisis (manía, depresión, mixta, etc.) y de sus síntomas.

En el siguiente bloque, el propósito es reforzar la toma de control, que el paciente tiene sobre la enfermedad, con la información de los posibles pródromos, previos a toda crisis. El objetivo es que el paciente vaya adquiriendo un cierto control y seguridad, en poder identificar una posible crisis, para poder remitirla a tiempo.

Otros de los aspectos que se abordan para que el paciente puede tener una visión más global de la enfermedad, son diferentes patologías asociadas al TAB, como la distimia, la ciclotimia y otras variaciones del TAB, como la ciclación rápida.

Tras pasar el ecuador en las sesiones del programa de psicoeduación, se observa como el paciente y familiar tienen un concepto más positivo de la enfermedad y mayor seguridad e información de cómo tiene que actuar ante una situación emocionalmente anómala.

La información farmacológica, en una enfermedad tratable pero no curable, que requiere de medicación de forma continuada, ayuda al paciente y familiar, a evitar la interrupción del mismo, siendo esta, una de las mayores causas del inicio de crisis o reagudización de la enfermedad.

Se observa que más de un 50 % de las recaídas se deben a un mal cumplimiento de la medicación por una escasa información o al abandono de ella. Ofrecemos información de los posibles efectos secundarios y terapéuticos, como de sus formas de acción de: eutimizantes, antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos.

Otro punto esencial en el programa, es la repercusión que el consumo de tóxicos (sustancias legales o ilegales), ocasiona en el curso de la enfermedad. Se tiene constancia de una incidencia muy alta de pacientes diagnosticados de TAB, que abusan o han abusado de tóxicos. Esta morbilidad se debe a una forma de intentar mitigar, de forma infructuosa, los síntomas propios de las crisis, con el consumo de estas sustancias (alcohol, cocaína, marihuana…)

En el último bloque abordamos la regularidad de los hábitos y el manejo del estrés, como aspectos de gran importancia en el TAB.

Abordamos estos dos aspectos ofreciendo información sobre la higiene del sueño, básica para la estabilidad emocional y estrategias para el control del estrés, ya que es uno de los desencadenantes psicosociales más frecuentes, que pueden anticipar una crisis.

En conclusión podemos afirmar, que la psicoeducación tanto desde el punto de vista del afectado como de la familia, ayuda a minimizar las consecuencias de la enfermedad y a mejorar la calidad de vida desde un punto de vista psicológico, emocional y social.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies